domingo, 16 de agosto de 2015

EXPOSICIÓN DE PÁVEL FILÓNOV EN MÁLAGA

Pavel Filonov con su esposa Ekaterina Serebryakova en  1928
€Colección privada Berlín


PÁVEL FILÓNOV. TESTIGO DE LO INVISIBLE

El Museo Ruso de Málaga acoge la primera exposición individual en España del pintor y poeta Pável Filónov (1883-1941). Comisariada por Yevguenia Petrova y Joseph Kiblitsky. La muestra fue inaugurada el pasado 16 de agosto y podrá visitarse hasta enero de 2016 en la sede en Málaga del Museo Estatal de Arte Ruso de San Petersburgo,  situada en la antigua Tabacalera (nombre por el que se conoce la antigua Real Fábrica de Tabacos de la ciudad).

Entre las 66 obras expuestas estarán dibujos, acuarelas, pinturas y objetos que abarcan todas sus épocas y facetas, desde  los escasos encargos que aceptó, que constituyen  sus únicos acercamientos al arte más oficial del momento, hasta su creación personal.  Entre las piezas expuestas, se incluyen varios objetos, como una bufanda que quería regalar a su esposa, Yekaterina Aleksándrovna Serebriakova.
Bufanda
Filónov,  considerado el gran incomprendido de las vanguardias rusas y un gran desconocido, comenzó a ser conocido y valorado a partir de la exposición colectiva París-Moscú que se celebró en 1980 en el Centre Pompidou de París.  Antes de esta exposición de Málaga, sólo se habían organizado exposiciones dedicadas a Filónov en el Centro Pompidou de París (la ya comentada y otra posterior en 1990)  y en la ciudad alemana de Düsseldorf , también en 1990.

En palabras del director del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo, Vladimir Gusev, “cuando hablamos de vanguardia rusa siempre se piensa en los mismos nombres,  Kandinksi, Chagall o Malevich,  pero Pável Filónov es una página especial en el libro de las vanguardias rusas”.
Retrato de Arman Franzevich Azibert con su hijo, 1915
Este desconocimiento de la figura y obra de Filónov se debe en gran parte a la prohibición impuesta sobre su obra por las autoridades comunistas, que se prolongó durante casi cinco décadas. Por otra parte,  jamás salió de Rusia y se resistió a vender sus cuadros a compradores extranjeros. Filónov se consideraba comunista,estaba en contra de la guerra, aunque no se opuso a la Revolución de 1917 porque creía que propiciaría un mundo más igualitario. En la presentación de la exposición, tanto Gusev como Petrova han incidido en el carácter “idealista” de Filónov, que se entregó a la elaboración de un arte capaz de alumbrar una nueva sociedad. Esa premisa cuajó en su identificación con la causa bolchevique, para la que trabajo de manera activa y que, una vez en el poder, denostó su pintura libre y simbolista al entender que no divulgaba con suficiente claridad los preceptos comunistas.

En palabras de la directora artística del Museo de San Petersburgo y comisaria de la muestra, Yevguenia Petrova, se trata de un autor “bastante complicado”.  Sus composiciones y títulos presentan poseen un carácter enigmático; por ello, muchos historiadores desconocen su auténtico significado, como sucede en una de sus obras más conocidas: El banquete de los reyes.

Banquete de Reyes

De formación académica y con gran dominio de la técnica pronto abandonó las representaciones tradicionales al no considerarlas interesantes y evolucionó hacia composiciones más simbolistas, de intenso cromatismo, que llegan a rozas las creaciones casi analíticas al final de su trayectoria. En algunos momentos de su carrera su obra muestra influencias del futurismo.

Victoria sobre la eternidad (1920-21)
Entre sus aportaciones más singulares destacan los retratos, en los que intentaba representar el pensamiento del retratado, así como su visión del cosmos y sus pinturas futuristas, temáticas muy tratadas por los artistas de su época.

Pável Nikoláyevich Filónov nació el 8 de enero de 1883 (27-XII-1882 del calendario juliano) en Moscú.  En 1897, tras la muerte de su padre,  se trasladó a San Petersburgo donde asistió a clases de dibujo en la Sociedad para el Fomento de las Artes y, desde 1903, en el estudio de L. E. Dmitrieva (1849-1916) recibió clases de arte. En 1908, ingresó en la Academia Imperial de las Artes de la mano de Jan Ciągliński, siendo expulsado en 1910. Ya en sus primeras obras se decanta por el campo y la naturaleza. Muestra de ello son sus cuadros que representan escenas de la vida campesina muy influenciadas por el folclore ruso. Su estilo es muy detallado, partiendo de pinceladas precisas, y una composición mediante fragmentos hasta completar el cuadro.  

Entre 1910 y 1914 formó parte del grupo artístico Unión de la Juventud.  creado por Yelena Guró y Mijaíl Matiushin.  En 1912, formuló los principios del arte analítico o anticubismo en su artículo El canon y la ley. Según Filónov, « el cubismo representa objetos usando elementos de su superficie geométrica, pero los "realistas analíticos" deberían representar objetos usando elementos de su alma interior».

Entre 1913 y 1915, se relacionó con el futurismo ruso y coilustró con Kazimir Malévich obras de Velimir Jlébnikov. Se alistó, en otoño de 1916, para servir en la Primera Guerra Mundial en el frente rumano. En 1919, expuso en la primera exposición libre del Hermitage y en 1923 se hizo profesor de la Academia de las Artes y miembro del Instituto para la cultura artística (INKhUK).

En 1925, la joven Tatiana Glebova aspiraba a ingresar en la Academia de Bellas Artes de Leningrado. Visitó el taller de Pável Filónov, donde se sumó a uno de los últimos experimentos de las vanguardias rusas: el grupo MAI (Maestros del Arte Analítico). El grupo presentó sus creaciones al público el 17 de abril de 1927, bajo el título “Exposición de Maestros del Arte Analítico”.  Los años que siguieron a esta exposición fueron turbulentos para el grupo. En 1929, la exposición monográfica que el Museo Estatal Ruso iba a dedicar a Filónov  fue prohibida por el gobierno soviético cuando los cuadros ya estaban colgados.
Udarniki

En 1930 se produjo una escisión en el grupo, y a partir de 1932 el decreto de “Reconstrucción de las organizaciones literarias y artísticas” lo condenó definitivamente a la marginalidad. Filónov fue acusado de individualismo y deformación de la realidad, pese a lo que Glebova y otros discípulos como Poret se mantuvieron fieles a su maestro.  Las políticas estalinistas contra las vanguardias tuvieron tal eficacia que el público ruso llegó a desconocer su existencia.

A la última etapa de su vida, a partir de comienzos de la década de los años 30, corresponden obras que rompen totalmente con las preferencias estéticas de Filónov al entrar en el realismo, ya que fueron realizadas por encargo del régimen y aceptadas por el artista para sobrevivir. Muestran fábricas de tractores o trabajadores ejemplares.

Un koljosiano 1931
Desde 1932, Filónov, literalmente desnutrido, se negaba a vender sus obras a coleccionistas privados porque quería que fueran patrimonio de su país y mostrarse en un museo de arte analítico.

Murió de inanición durante el Sitio de Leningrado el 3 de diciembre de 1941. A su muerte,  alrededor de 400 obras quedaron en poder de la hermana de Filónov, Evdokia, que donó formalmente las obras al Museo en 1977.

Carnaval y salida del invierno al verano 1913_14

La madre 1916

Cabezas (el hombre en el mundo) 1925-26
Composición, 1938

Semblantes 1940
PARA SABER MÁS


sábado, 15 de agosto de 2015

PICASSO, DE NUEVO (3)


"La Peluquera", un lienzo cubista pintado por Picasso en 1911, valorado en 15 millones de dólares, será devuelto a las autoridades francesas tras haber sido robado hace 17 años y hallado en diciembre de 2014 en Estados Unidos en un paquete postal.

Los servicios estadounidenses de aduanas y de inmigración (Immigration and Customs Enforcement, ICE) interceptó un paquete postal enviado desde Bélgica el 17 de diciembre sobre el que estaba escrito "Art Craft/30 E/Joyeux Noël", (Obra de arte/30 E/Feliz Navidad). Bajo el envoltorio, haciendo pensar que se trataba de un regalo de Navidad sin gran valor, se escondía el lienzo, de 33 cm por 46 cm. La obra fue remitida a la división de aduanas que investiga sobre el tráfico internacional de obras de arte.

La obra había sido robada en 1998, aunque su desaparición no fue descubierta hasta 2001, tras una solicitud de préstamo al Centro Pompidou. El cuadro había sido prestado por última vez al Museo Kunsthalle der Hypo-Kulturstiftung de Múnich para su exposición.  

Serge Lasvignes , presidente del Centro Georges Pompidou desde el 4 de marzo de 2015, ha comentado que la obra debe ser objeto de una cuidadosa restauración antes de ser presentada nuevamente al público . La obra está deteriorada por el robo y por las malas condiciones de conservación que sufrió hasta que fue recuperada.

La Peluquera es un ejemplo característico del cubismo analítico adoptado por Pablo Picasso y Georges Braque en 1910.  Esta fase del cubismo se basa en la descomposición de los volúmenes en formas geométricas con un color que homogeniza el conjunto de la composición.

x oo xxx oo x


Recientemente, otra obra de Picasso ha sido noticia.  El pasado 31 de julio, cuadro Cabeza de mujer joven fue confiscado en Córcega por el servicio de Aduanas francés en el interior de  un barco amarrado en un puerto deportivo, cuando presuntamente iba a ser enviado por vía aérea a Suiza, a pesar de que la obra había sido declarada como no exportable por las autoridades españolas. Francia devolvió la pieza a España y ahora reposa en el museo Reina Sofía de Madrid. Está valorado en 25 millones de dólares. La obra será custodiada en el Museo Reina Sofía de Madrid mientras concluye la investigación sobre su supuesta exportación ilícita. El ministerio de Cultura ha explicado que este Museo tiene s grandes especialistas i restauradores de la obra de Picasso y se trata de un Museo de referencia.

El cuadro fue adquirido por Jaime Botín, hermano del fallecido presidente del Banco Santander, Emilio Botín, en 1977 en la Galería Marlborough Fine Art de Londres.
La Justicia española había prohibido a Jaime Botín la exportación del cuadro el pasado mayo, una decisión que avalaba la adoptada por el Ministerio de Educación el 26 de julio de 2013. Si el cuadro se declara  no exportable, se realizarán los trámites pertinentes para que pase a titularidad del Estado.  Con anterioridad Jaime Botín solicitó en 2012 un permiso para sacar la obra del país, pero la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español se lo denegó.
Esta decisión se debe a la importancia de la obra, que ha sido declarada considerada como única por los responsables del Patrimonio Histórico Español y de excepcional importancia por el Museo Reina Sofía de Madrid, ya que se trata de una de las pocas obras realizadas por Picasso en su trascendental estancia, corta, en Gósol en 1906.  La obra muestra una clara influencia de la plástica del arte ibérico, antecedente en su evolución hacia el cubismo.

En un comunicado hecho público por los abogados de su propietario Jaime Botín  tras ser interceptada el cuadro en Córcega afirmas que éste "fue pintado en el extranjero, se compró en el extranjero y allí ha tenido siempre su domicilio permanente. Por tanto, el cuadro no ha podido ser exportado ni licita ni ilícitamente". También se explica que el cuadro se encuentra permanentemente a bordo de un barco de nacionalidad británica, "que es territorio extranjero a todos los efectos incluso cuando toca puertos españoles".  En cambio las autoridades españolas afirman que la obra fue pintada por Picasso en Gósol, en el Berguedà y argumentan que se trata de una obra clave en la evolución de la obra de Picasso y que, debido que  no hay otra de semejantes características en el Estado español, no se ha dado el permiso pertinente para su exportación.





martes, 9 de junio de 2015

PATRIMONIO ARAGONÉS DE LA FRANJA


El pasado miércoles 3 de Junio, el Tribunal Supremo ha confirmado la legitimidad del Gobierno aragonés de catalogar como patrimonio propio varios de los bienes eclesiásticos depositados en el Museo Diocesano y Comarcal de Lérida, cuya devolución se reclama desde Aragón.  La asociación Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa) ha catalogado las resoluciones del Supremo como "históricas" y constituyen un "paso importantísimo" para lograr el retorno de los bienes del patrimonio histórico-artístico de Aragón. La decisión del Supremo se plasma en cuatro sentencias referidas a cuatro de los litigios planteados desde la Generalitat y la Diputación de Lérida respecto a diversas piezas del patrimonio histórico-artístico aragonés que permanecen depositadas en Cataluña. Se trata de piezas que desde hace décadas tiene repartidas en colecciones de dos museos catalanes, el Diocesano de Lérida y el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC).

Se trata de una sentencia firme, definitiva e inapelable del Tribunal Supremo con la que se pone fin a más de diez años de litigio en torno a los conocidos como «bienes de la Franja». Para el letrado Jorge Español, representante legal del Ayuntamiento de Villanueva de Sijena (Huesca) en el conflicto por los bienes del monasterio de esta localidad vendidos a la Generalitat, estas sentencias dejan sin eficacia jurídica la catalogación catalana como una colección inseparable y abre el camino al retorno de las piezas. En su opinión, cualquier "acto de resistencia" por parte de la diócesis de Lleida o de la administración catalana a las demandas de los propietarios legítimos de los bienes podría suponer un delito de "apropiación indebida".

En concreto, el alto tribunal confirma la catalogación aragonesa del Frontal de Berbegal, una de las piezas más valiosas que se exponen en el Museo de Lérida, de la Tabla del Calvario y de la Crucifixión de Peralta de Alcofea, y de 24 de las 113 piezas procedentes de las parroquias aragonesas.

Las resoluciones del Supremo no sólo confirman la catalogación de estas piezas sino también de 112 piezas de las parroquias aragonesas adscritas al obispado de Barbastro-Monzón desde 1995. En los fundamentos jurídicos de las cuatro sentencias emitidas, el Tribunal Supremo argumenta que estos bienes se encuentran depositados en Lérida con carácter provisional, y señala que la diócesis de esta población catalana los retiene a título de depósito y no de propiedad. Según la asociación  Apudepa sólo falta que todas las autoridades acaten las sentencias y los bienes regresen a sus lugares de origen". 

Entre estas piezas se encuentran valiosas obras de arte como el frontal de Buira (1), la virgen de Zaidín (2), el frontal de San Vicente de Treserra (3), las tablas de San Pedro y San Pablo de Binaced, el retablo de la Virgen de Chalamera o la arqueta de San Ramón de Roda de Isábena.

1.- Frontal de altar de San Hilario o Frontal de Buira (siglo XIII)



        • El frontal de altar de San Hilario, de finales del S. XII, o principios del siglo XIII, o Frontal de Buira, es una obra sobre madera tallada y policromada de la Escuela de Ribagorza, representando la figura entronizada de San Hilario, Obispo de Poitiers. Procede de la Ermita de la Virgen de la Mola (Buira).  Provincia de Huesca. Sus dimensiones son 89,5 x 139 cm
2.- Virgen de Zaidin


3.- Frontal de altar de San Vicente Trassera (segunda mitad del siglo XIII).
 Pintura sobre tabla de pino (97 x 116 cm.)

4,. Tabla de San Martin Lascuarre 

        • La Pintura sobre tabla de San Martín Obispo (siglo XV). Se trata de una tabla policromada al temple con retoques al óleo que formaba parte de un retablo desaparecido de la iglesia parroquial de Lascuarre. La composición se centra, como indica el nombre de la obra,  en torno a la figura de San Martín, obispo de Tours, que es representado vestido de pontifical con una magnífica capa pluvial adamascada y brocada. Lleva los demás símbolos de su posición:mitra, guantes, anillos y báculo. El trono sobre el que se sienta es de grandes dimensiones y simula estar tallado en madera y enriquecido con un dosel de fondo. En torno a esta figura central , se disponen San Esteban, representado como un diácono que sostiene un libro y las piedras que simbolizan su martirio y el propio San Martín de joven, que aparece representado como un caballero que parte su capa con la espada para compartirla con Jesucristo transformado en un mendigo adolescente. Hay que tener en cuenta que algunos investigadores creen que la figura central en realidad representa a San Nicolás de Bari. Estilísticamente combina rasgos del gótico hispano-flamenco , observables en la figura del santo obispo, con otros rasgos ya renacentistas como podemos ver en la figura de Jesús, tratada de forma más naturalista, relacionada con modelos italianos. La  obra ha sido atribuida al pintor aragonés Martín Bernat, por lo que podríamos fechara en el último cuarto del siglo XV.

5.- Arqueta de Buira. 


          • La Arqueta de Buira (siglo XIV) Dimensiones: 16,5 x 27,5 x 18 cm. Madera decorada con relieves de estuco dorado, picados y policromados, cantoneras y láminas de metal, fondo forrado con tela de lino azul, cerraja, tapa y frontales de hierro forjado.



6.- Cruz procesional de Roda de Isábena XVI, Plata cincelada y repujada.

Otras obras;


Santa Eulalia y Santa Matrona


Tabla de San pedro y Crucifixión de Peralta

En estos momentos, conviene escribir cuatro líneas sobre el origen próximo y remoto del conflicto de los bienes eclesiásticos de la Franja. Este asunto, también conocido como conflicto del patrimonio eclesiástico del Aragón Oriental, se generó entre las comunidades autónomas de Aragón y Cataluña por la titularidad de los bienes eclesiásticos que corresponden a las parroquias oscenses, la mayor parte en la Franja de Aragón,  transferidas en 1995 de la diócesis de Lérida a la diócesis de Barbastro que pasó a denominarse de Barbastro-Monzón.

El origen del conflicto radica en las diferencias que históricamente han existido entre los límites administrativos y los límites de las diócesis (territorio bajo la jurisdicción religiosa de un obispo diocesanos). Los límites entre las Diócesis de Huesca y Lérida se fijaron en 1203 por el papa Inocencio III mediante la correspondiente bula, mientras que los límites políticos entre Aragón y Cataluña lo hicieron en la segunda mitad del siglo XIII. En el siglo XVI la iglesia llevó a cabo una reforma de sus sedes episcopales y entre otras, se creó la de Barbastro que tomó parte de Lérida y parte de Huesca. Esta reforma mantenía las diferencias entre las demarcaciones políticas y diocesanas.

Ya en el siglo XX, el Concordato entre la Santa Sede y el Gobierno Español, firmado el 27 de agosto de 1953, recogió la revisión de las circunscripciones diocesanas para evitar que éstas abarcasen territorios de diferentes provincias. El primer punto del Artículo IX establecía: “ A fin de evitar, en lo posible, que las Diócesis abarquen territorios pertenecientes a diversas provincias civiles, las Altas Partes contratantes procederán, de común acuerdo, a una revisión de las circunscripciones diocesanas”. De este modo 35 parroquias ubicadas dentro de los límites de la provincia de Huesca se segregaron de la Diócesis leridana.

Habría que esperar hasta el 15 de junio de 1995, cuando por decisión tomada por la Santa Sede a petición de Conferencia Episcopal Española, se estableció el nacimiento del obispado de Barbastro-Monzón y la integración en el mismo, entre ese mismo año y 1998, de las 111 parroquias oscenses que todavía seguían adscritas a Lérida. Se respondía así a los planteamientos de Ambrosio Echebarría, obispo de Barbastro entre 1974 y 1999, y a las reivindicaciones populares de los años 80 y principios de los 90.

La transferencia de las parroquias inició una serie de litigios entre las diócesis de Barbastro-Mozón y Lérida, tanto de derecho canónico como de derecho administrativo, en los que se han visto envueltos los gobiernos de Aragón y Cataluña, por la catalogación y propiedad de sus respectivos bienes y objetos artísticos o de arte sacro.

El 29 de junio de 1998, el nuncio apostólico en España de aquel momento, Lajos Kada, decretó el que el patrimonio de las parroquias aragonesas desmembradas en 1995 de la diócesis de Lérida estaba allí únicamente a título de depósito, por lo que ordenó la devolución a sus legítimos propietarios. Desde entonces hasta hoy, muchas han sido las instancias eclesiásticas y civiles que han dado la razón a Aragón, pero ninguna ha conseguido el objetivo de la reclamación: la entrega efectiva de las piezas.

Finalmente, el tribunal eclesiástico decidió en 2005 que las 113 obras de arte pertenecían a la diócesis de Barbastro-Monzón. La diócesis de Lérida emitió un comunicado aceptando la decisión, a la vez que anunciaba que se abriría el proceso administrativo civil. En 2006 la Generalidad de Cataluña autorizaba la salida de los bienes poniendo como condición la «preservación de la unidad e integridad de la colección», además de otras exigencias. Poco después el parlamento catalán, bajo la iniciativa de CiU y los votos a favor de ERC, PSC e ICV, emitieron una resolución que obligaba al gobierno catalán a mantener las obras en el Museo Diocesano de Lérida y conminaba a la Generalidad a que las obras “se mantengan como colección inscrita en el Catálogo de Patrimonio Cultural Catalán según la Ley 9/1993 del patrimonio”

El 1 de julio de 2008 se llegó a un acuerdo entre las dos diócesis, por el que se entregaba las obras de arte a la diócesis de Barbastro-Monzón. Sin embargo el conflicto permaneció atascado por la negativa continuada de la administración catalana de dar el permiso de salida, lo que obligó al Gobierno de Aragón a presentar una querella criminal en febrero de 2009, renunciando a la solución del procedimiento civil que se veía sin salida.

En octubre de 2011, la Audiencia Provincial de Lérida confirmaba la sentencia del juez de Primera Instancia de Lérida que establecía  la titularidad de los bienes de las parroquias aragonesas. En noviembre, Renzo Frattini, el nuncio papal, afirmaba que los bienes serían devueltos a Aragón en un tiempo de 6 a 12 meses.

El 21 de julio de 2012, una sentencia del juzgado de lo contencioso administrativo de Lleida, al que había acudido el Gobierno de Aragón por el incumplimiento de la entrega de las obras de arte, desestimaba íntegramente el recurso del Gobierno de Aragón, a la vez que recogía la incompetencia del citado Gobierno de Aragón para actuar sobre los bienes que se encuentran en el territorio de la comunidad autónoma catalana, afirmando que los objetos eran «patrimonio cultural catalán». Destacaron que forman parte de una colección y que el Gobierno aragonés no tenía competencias sobre bienes que están fuera de su territorio.

La última sentencia del día 3 de junio de 2015 parece definitiva, a no ser que de nuevo el gobierno de la Generalitat de Catalunya plantee como posible solución la insumisión.

Otros proceso similares afectan a los ayuntamientos de Berbegal y Peralta de Alcofea que han presentado denuncias por la vía penal para recuperar su patrimonio. Se trata de la portada de la antigua iglesia de El Tormillo (núcleo de Peralta), que se encuentra en el templo románico de San Martín en Lérida. Las otras dos piezas reclamadas, el retablo del Salvador de la colegiata de Berbegal y la tabla de San Pedro y la Crucifixión, de Peralta, están en el Museo Diocesano y Comarcal de Lérida. Las parroquias de Berbegal y Peralta de Alcofea pasaron a la diócesis de Huesca en 1956, quedándose los bienes en la diócesis de Lérida. Desde el obispado de Lérida se afirma haber pagado 375 pesetas por la portada románica de la iglesia de El Tormillo a finales del siglo XIX.

Existe también un conflicto entre los Gobiernos de Aragón y Cataluña por las joyas del monasterio de Sigena, que fueron vendidos por las hermanas de la Orden de Malta, propietarias del convento, a la Generalidad de Cataluña. Las ventas, que tuvieron permiso eclesiástico, se realizaron en 1982 (44 piezas por 66 millones de pesetas) y 1992 y 1995 (52 piezas por 39 millones) y fueron parte de una permuta de terrenos. Las operaciones fueron denunciadas por el Gobierno de Aragón por considerar que tenía derecho de tanteo para adquirir las obras. En Agosto de 2013, el Gobierno aragonés reclamó la devolución de los frescos de la sala capitular del Monasterio de Santa María de Sigena (Huesca) al Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) porque fueron trasladadas de su lugar original a Barcelona sin "ningún título jurídico de propiedad", dado lo cual pertenecen "legítimamente" a la congragación de la Orden de San Juan de Jerusalén. Las pinturas fueron trasladadas por soldados republicanos en 1936 a Barcelona.

Hay una sentencia del mes de Abril que declara nulas de pleno derecho las ventas de bienes de Sijena y que obliga a su reintegración al Real Monasterio. Según la asociación Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (Apudepa), el Real Monasterio de Santa María de Sijena es uno de los bienes capitales de la historia de la Corona de Aragón. Como tal, merece toda la atención y la protección de las administraciones públicas y de la ciudadanía. Pero, además, Apudepa desea llamar la atención sobre el hecho de que el monasterio es, también, una de las heridas culturales abiertas más importantes de entre las causadas por la Guerra Civil. Como tal, la Asociación reclama que le sean aplicadas las medidas reparadoras que toda política de memoria histórica debería contener. De la misma manera que se ha resuelto felizmente la vergonzosa incautación de los documentos de la Generalitat republicana, cuyo legítimo propietario ha podido recuperar la posesión con toda justicia, en ejecución de una medida reparadora que esta Asociación aplaudió y aplaude con entusiasmo, el ataque sufrido por el monasterio en 1936 debe ser igualmente reparado, de modo que en lo posible se recupere su integridad artística, arquitectónica y cultural del bien. Apudepa quiere recordar también, como ha venido haciendo durante toda su existencia, que, al margen de los que son objeto de la sentencia, existen muchos otros bienes del Real Monasterio actualmente dispersados, algunos de ellos en Huesca, Zaragoza, Toledo o Madrid. La Asociación solicita a la Diputación General que prosiga con la intervención necesaria en el Real Monasterio para la pronta recuperación de la tan ansiada integridad del bien.

El Gobierno aragonés y el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena reclamaron hace varios días la ejecución provisional de la sentencia dictada en abril por un juzgado de Huesca, en la que se declara nula la compra que la Generalitat hizo de un centenar de obras de arte del histórico Monasterio de Sijena. El Gobierno aragonés y el Ayuntamiento de Sijena ha solicitado la ejecución provisional de la misma; es decir, que se ordene al MNAC la devolución inmediata del centenar de obras de arte objeto de la sentencia.



Para terminar, destacar una de las obras más bellas desde mi punto de vista. Se trata de frontal del altar de San Martin de Tours,




El Museo Nacional de Arte de Cataluña incluye en sus colecciones un buen número de obras de arte desgajadas del patrimonio aragonés. Entre ellas un frontal del altar de San Martin de Tours, de su ermita, en Chía (Huesca), realizado en la segunda mitad del siglo XIII.

Esta obra, una de las piezas clave de la pintura mueble románica, salió de una pequeña ermita en una época en la que la Iglesia consideraba el  arte sacro como suyo que podía vender a una  alta burguesía dedicada  al coleccionismo de obras antiguas. Así, el frontal de Chía fue a parar a manos del industrial catalán Lluís Plandiura Pou que estuvo detrás de gran parte del expolio del arte medieval de la Ribagorza, a principios del pasado siglo. En 1932 sufrió una fuerte crisis económica en el comercio del azúcar, que le obligó a vender, por siete millones de pesetas, sus colecciones de 1.869 obras, a la Junta de Museos de Barcelona por siete millones de pesetas que por entonces estaba  reuniendo fondos para la apertura oficial del MNAC.

El frontal de San Martín de Chía presenta una singularidad iconográfica que lo hace especialmente valioso. En la parte inferior derecha, se representa la agonía de la muerte del santo acosado por el diablo. El lecho de muerte está  una colcha con cuatro barras rojas sobre fondo amarillo que representan las cuatro barras o "Señal Real de Aragón". Existe documentación que prueba fehacientemente que la misma fue usada desde los tiempos de Alfonso II Rey de Aragón y Conde de Barcelona, siendo universalmente conocidas como de Aragón, dada la preeminencia del reino de Aragón en la titulación, como reconoce el propio Pedro IV el Ceremonioso: "...como quiera que los reyes de Aragón están obligados a recibir la unción en la ciudad de Zaragoza, que es la cabeza del Reino de Aragón, el cual reino es nuestra principal designación y título, consideramos conveniente y razonable que, del mismo modo, en ella reciban los reyes de Aragón el honor de la coronación y las demás insignias reales, igual que vimos a los emperadores recibir la corona en la ciudad de Roma, cabeza de su imperio." (citado por Domingo J. Buesa Conde, El rey de Aragón, Zaragoza, CAI, 2000)





PARA SABER MÁS:

sábado, 16 de mayo de 2015

PICASSO, DE NUEVO (2)

Fotografía de la Agencía  EFE
Tal y como se esperaba, y así lo recogí en la anterior entrada del blog,  (PICASSO DE NUEVO),  la obra  "Les femmes d'Alger (Versión 'O')" de Pablo Picasso, se ha convertido en el cuadro más caro subastado al alcanzar los 179,36 millones de dólares en una puja en la casa Christie's en Nueva York. De esta forma, establecía un nuevo récord al superar los 142,4  millones de dólares pagados hace dos años por la obra  "Three Studies of Lucian Freud" ("Tres estudios de Lucian Freud") de Francis Bacon.
Tal y como se comentó en la entrada anteriormente citada, este cuadro, en el que el artista hace un homenaje a su musa y segunda esposa, Jacqueline, perteneció a la colección de Victor y Sally Ganz, que adquirió toda la serie.
También se han subastado otras dos obras de Picasso: Buste de femme - Femme à la résille que se ha vendido  por 67,36 millones de dólares (60 millones de euros) y Femme assise (Dora Maar), por 4,3 millones de dolares (3,84 millones de euros).
Buste de femme-Femme à la résille de Pablo Picasso.


Femme assise (Dora Maar),  99,4 x 80,8 cm.
Dora fue la amante y musa de Picasso entre 1936 y 1944,
Retrato pintado en París el 5 de agosto de 1942.
En esta misma subasta una escultura, "L'homme au doigt" (el hombre que señala),  de Alberto Giacometti, batió otro récord al convertirse en la escultura que ha alcanzado una mayor cotización, 141,2 millones de dólares.  
"L'homme au doigt" (el hombre que señala),  de Alberto Giacometti.

También se han convertido en récords personales en su cotización en la obras Paris Polka de Jean Dubuffet (22,2 millones de euros)Le Bœuf de Chaim Soutine (25,2 millones) y Swamped de Peter Doig (23,2 millones).

Paris Polka de Jean Dubuffet

Le Bœuf de Chaim Soutine
Swamped de Peter Doig

La altas cotizaciones que están alcanzando las obras de los artistas movimientos de vanguardia, se debe a su valor seguro como inversión económica.  Las cifras cada vez más altas que pagan los coleccionistas, personas particulares o instituciones privadas, están relacionadas con las altas ganancias que se obtienen. Se trata de inversiones realizadas para especular con seguridad y rentabilidad. Un claro ejemplo lo tenemos en la obra protagonista de esta entrada.   Los Ganz compraron la serie Les femmes d'Alger al marchante de Picasso, Daniel Kahnweiler, el 6 de jad.unio de 1956 por 212.500 dólares. La versión de "O ", se vendió  en 1997 en Christie’s de Nueva York, por  31.902.500 dólares. El 11 de mayo la cifra de 179,36 millones de dólares.



martes, 7 de abril de 2015

PICASSO, DE NUEVO

La casa de subastas Christie’s   ha anunciado que la sede de Christie’s en el Rockefeller Center de Nueva York acogerá, el próximo 11 de mayo, la subasta Looking Forward to the Past liderada por uno de los lienzos más significativos pintados por Picasso de los años 50: Mujeres de Argel (Versión ‘0’). Además, esta Christie's subastará obras de Claude Monet, Piet Mondrian, Egon Schiele, Marcel Duchamp, René Magritte, Jean Dubuffet, Mark Rothko, Alexander Calder y Martin Kippenberger.

Les femmes d'Alger (Versión "O"), 1955, Pablo Picasso

Les femmes d'Alger (Versión "O"), 1955 apareció por última vez en una subasta en 1997, como una característica clave de la venta de Christie dedicada a la célebre colección de Victor y Sally Ganz. Los Ganz compraron la serie Les femmes d'Alger al marchante de Picasso, Daniel Kahnweiler, el 6 de junio de 1956 por 212.500 dólares. Más tarde se vendieron diez a Paul Rosenberg y a Eleanore y Daniel Saidenberg, manteniendo las versiones C, H, K, M y O.  Versión C fue vendida en 1988 a raíz de la muerte de Víctor Ganz, y los cuatro restantes, incluyendo la versión de "O ", se vendieron como lotes individuales en 1997 en Christie’s de Nueva York, estableciendo un récord en subasta para cualquier colección de un solo propietario en el momento. Les femmes d'Alger (Versión "O") se vendió por  31.902.500 dólares. El 11 de mayo este cuadro  puede causar sensación en el mercado del arte al estimar Christie que podría alcanzar los 140 millones de dólares.

Recordemos que Christie's tiene el récord mundial para una obra de Pablo Picasso con Desnudo, hojas verdes y busto de 1932, que se vendió en Nueva York por 106,5 millones de dólares en 2010. También tiene el récord mundial, alcanzado con la obra  de Francis Bacon Tres Estudios de Lucian Freud que se vendió, también en Nueva York, por  más de 142 millones  de dólares en noviembre de 2013.

Femmes d'Alger dans leur appartement (1834) d'Eugène Delacroix. 
Óleo sobre lienzo  (180 x 229 cm.)  Museo del Louvre.




Odalisca con magnolias de Henri Matisse


Odalisca con pantalón rojo de Henri Matisse


Pablo Picasso realizó esta serie desde 1954 (cinco semanas después del fallecimiento de Matisse, el 3 de noviembre de 1954) hasta febrero de 1955 interpretando  la obra “Mujeres de Argel”, de Eugène Delacroix.  Picasso sentía fascinación por Delacroix y por Les femmes d'Alger en particular. La temática oriental de las odaliscas fue tratado por el pintor romántico Delacroix y el fauvista Matisse, entre otros. Picasso realizó la serie como homenaje a Matisse. "Les femmes d'Alger, Versión O" es la culminación de esta serie que Picasso comenzó como homenaje a Matisse y que estuvo precedida de casi 100 estudios sobre papel y 14 pinturas. En ella encontramos una fusión del cubismo y el colorido vibrante de Matisse.


  "Les femmes d'Alger" de Pablo Picasso



 
 
 
 

Picasso realizó tres  series más  inspiradas en Las Meninas, El almuerzo campestre y El rapto de las Sabinas.

En 1957, Pablo Picasso pintó  una serie de 58 cuadros reinterpretando y recreando Las Meninas de Diego Velázquez.  Es la única serie completa del artista que perdura junta ya que fue donada por el artista al Museo Picasso de Barcelona en 1968. Consta de cuarenta y cinco interpretaciones de la obra, nueve escenas de un palomar, tres paisajes y un retrato de Jacqueline.


                                      Meninas de Pablo Picasso


Las Meninas de Velázquez, 1856. 
Óleo sobre tela (318-276 cm.). 
Museo del Prado



En 1961, cerca de un siglo después del Déjeuner de Manet, Pablo Picasso realizó, en menos de dos años,  más de 27 pinturas, 6 grabados sobre linóleo y 140 dibujos interpretando el cuadro de Manet.

Desayuno sobre la hierba de Pablo Picasso

 

Entre el 24 de octubre de 1962 y el 7 de febrero de 1963, Picasso realizó una serie de cuadros y dibujos que recreaban la leyenda romana del rapto de las sabinas tal como la habían tratado los pintores franceses Nicolás Poussin y Jacques-Louis David, a los cuales unió el motivo de La matanza de los inocentes de Poussin


                                El rapto de las sabinas de Pablo Picasso
   


  
El rapto de las sabinas de David